Las instalaciones

Un parador con todo lo necesario

En Terra del Congost te sentirás como un viajero que encuentra una posada en medio de la nada.
Todo lo que necesitas, después de tu aventura, lo encontrarás aquí.

El porche del Txiri

Las inclemencias del tiempo en cualquier estación del año, a cubierto de nuestro porche, son un espectáculo multisensorial. Observar una tormenta eléctrica con una infusión calentando tus manos; refrescarse con una cerveza fría mientras la brisa acaricia tus mejillas a refugio del sol; empaparte del aroma de una lluvia primaveral; disfrutar de un concierto con los infinitos colores de una puesta de sol como telón de fondo. ¡Y un magnífico lugar de encuentro para compartir tu experiencia con el resto de invitados!

La cocina panorámica

Sabemos que un explorador viaja ligero y no puede ir cargando neveras portátiles ni fogones y que cocinar al fuego una cena caliente puede ser el mejor momento del día después de una larga excursión.

Elaborar tus recetas, al ritmo del cantar de los pájaros y los grillos o fregar los platos frente al horizonte se convierten aquí en una experiencia en sí misma.

El Salón de Piedra

Nuestro salón es el refugio que desearías encontrar en una noche fría de invierno… La humeante chimenea y el olor a leña, las llamas hipnóticas, el olor a café, la bóveda estrellada que lo envuelve todo allí fuera. Un lugar perfecto en el que sentarse a leer, cargar tus dispositivos electrónicos, planificar tu siguiente aventura o compartir historias con los demás huéspedes. En él encontrarás un baño, microondas y conexión WIFI, para no perder contacto con el mundo exterior.